cuneEn el libro Historia de la Escritura, de Louis-Jean Calvet, se hace alusión a una aproximación etimológica de la noción de escritura, que quiero compartir, por no decir reescribir, dado su nivel de interés, al menos para aquellos que como yo, gustan de las curiosidades etimológicas y culturales.

La etimología del verbo frances écrire, escribir en español, scrivire en italiano, nos lleva al latín scribere “trazar caracteres“. De allí podemos pasar a la raiz indoeuropea ker/sker que indica la idea de cortar, realizar incisiones.
La filiación scribiré-écrire se remonta a la raiz extendida squeribh, “realizar inciciones”, pero también schreiben en alemán, e incluso escarificación en español.
La etimología nos lleva entonces a que la escritura es una especie de “incisión”, idea que aparece según el autor en el griego grapô (indoueuropeo gerbh,”arañar”) o en el inglés write, o en el neerlandés rejten “rasgar”, en el sueco rita “dibujar” (indoeuropeo wer “arañar”, “razgar”). Y el autor explica más.

Se pone de manifiesto entonces que la escritura equivale a “realizar incisiones”, o “arañar”, lo que nos habla que en un comienzo la escritura se hizo sobre piedras y vasijas.

El autor también se extiende alrededor de las lenguas semíticas(arabe por ejemplo).

En fin. Es interesante ver el poder de las palabras en su perspectiva etimológica. Actividad que en mi concepto se vuelve a ratos muy placentera.